Cómo limpiar la nevera (Parte II)

Seguimos con la lista de aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de limpiar en profundidad nuestra nevera. ¡Presta atención!

Valdas y cajones

olvídate de la bayeta por el momento. Saca los cajones y las baldas y friégalas con agua y jabón. En el caso de que notemos que tienen mucha suciedad podemos recurrir a limpiar con un líquido quita grasas o con una salución de agua y unas gotitas de vinagre.

El interior

Ahora si coge una bayeta, con agua y jabón y limpia a conciencia cada rincón del interior de la nevera. Frota todo lo que sea necesario. También podemos recurrir a una solución de agua con media cucharadita de bicarbonato sódico, para ayudarnos a deshacernos de la suciedad. Después lo secaremos todo cuidadosamente.

Las gomas

Las gomas son una de las partes donde se almacena más suciedad. Con la bayeta y la solución de bicarbonato o vinagre que hemos utilizado antes limpiaremos las juntas a conciencia.

Exterior

En lo que respecta al exterior limpiaremos por delante, por los laterales e incluso  por detrás.

Cajón de drenaje

Otro de los elementos de los que no debemos olvidarnos es el cajón de drenaje. Lo tienen la mayoría de las neveras y es un cajón en el que se almacenan los líquidos que va soltando nuestro frigorífico. Podemos consultar en el manual de instrucciones si lo tiene y dónde se encuentra ubicado.

Con estos pasos conseguiremos que nuestra nevera esté limpia y libre de bacterias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Archivos

Menú